NAMING: un nombre para una marca. Claves.

by

nombre_de_marca_barcelona_polografico
Nuestro proyecto ya está muy adelantado y ha llegado el momento de ponerle un nombre. ¿Hasta que punto es importante un nombre de marca? Para que un concepto se retenga en nuestra mente antes ha de ser nombrado, etiquetado, y el gancho o pregnancia de ese etiquetado es fundamental a la hora de ser recordado. Estamos en un momento transcendente que condicionará el éxito del proyecto.

Que características tendremos en cuenta:

1.- Ha de ser de fácil vocalización para una fácil memorización. Con escucharlo una vez ha de ser suficiente y en ese sentido cuanto más corto mejor.
2.- Tendrá un rasgo distintivo que lo haga particular.
3.- Enlazará con alguna de las palabras clave que definen nuestro negocio o proyecto. Hagamos un listado de ellas no demasiado extenso.
4.- Cuanto más hable de si mismo mejor. El producto se tendrás que explicar, pero si su nombre ya da pistas de por donde va el asunto todo resultará más fácil e intuitivo. Si logramos que la cacofonía o sonoridad y las raíces semánticas resulte sugestivas poniendo en evidencia alguna cualidad importante del proyecto seguramente estaremos en el camino de encontrar ese nombre. El nombre “Duracell” para unas pilas alcalinas es un gran acierto.
5.- Evitaremos ser demasiado concreto y demasiado genérico. La concreción nos obliga a ser demasiado descriptivo con nombres demasiado largos que puede acabar en la abstracción de las siglas. Si somos demasiado genérico nos costará encontrar dominios y registros de marca no copados además de no poseer ese rasgo particular que nos diferencie de los demás. Evitemos también utilizar un nombre vinculado a un espacio territorial porque dificultará utilizarlo en otros lugares.
6.- Comprobemos de que nuestro nombre no tenga connotaciones negativas en los principales idiomas.
7.- Tendremos que estudiar a la competencia y asegurarnos de que nos distinguimos de ellos. Nuestra estrategia de comunicación debe ser diferente y el nombre es el comienzo.
8.- Buscar una nueva forma de escribir una palabra a modo de juego puede ser un recurso que nos lleve a soluciones interesantes y que nos libere, en muchos casos, de la dificultad de encontrar un dominio sin registrar. Siempre teniendo presente que ha de ser de fácil retención y vocalización.
9.- Siempre que creemos estar en la líneas de tener un buen nombre de marca debemos comprobar la disponibilidad de los principales dominios (.com, net. y .es.) y que no está registrado como marca (Oficina Española de Patentes y Marcas).
10.- Tendremos que meditar y verificar la validez del nombre con la ayuda de todas las personas que podamos. Aprovecharemos el contacto con cualquier persona para decirle el nombre y preguntarle qué le sugiere. A veces nuestra subjetividad nos puede llevar por caminos inadecuados cuando tienes pocas oportunidades para llegar a la gente.

Deja un comentario

PageLines